Escribimos problemas matemáticos

Carmen Cañabate
@carmenca
Problemas matemáticos.  Primaria


  • La resolución de problemas debería de ser el eje fundamental de la enseñanza de las matemáticas en Primaria, de hecho en los curriculum actuales se plantean como un contenido prioritario y un modo de hacer las matemáticas más funcionales y aplicadas a la realidad y por lo tanto más cercanas y comprensibles para el alumnado. 
  • Muchas veces, cuando aparecen dificultades en la resolución de problemas, éstas no tienen que ver con la comprensión del modo de resolución relacionado con la matemáticas, sino más bien con la comprensión de la lectura del enunciado.

Por lo tanto es importante abordar los problemas como un tipo de texto con características especiales cuyo conocimiento, análisis y comprensión, nos va a ayudar a su mejor resolución.

  • Es necesario ayudar al alumnado a conocer las construcciones sintácticas propias de este tipo de texto. 
  • Deben aprender a leer matemáticas y a escribirlas de la misma manera que se hace con otros tipos de textos.
Además, la forma en que se comprende el texto está relacionada con los conocimientos previos acerca del contexto, por lo que es de suma importancia que estén relacionados con situaciones cercanas a las niñas y niños.

Una actividad que les va a ayudar en ese proceso de conocimiento y comprensión del texto es la escritura de sus propios problemas.


PLANTEAMIENTO

En la experiencia que quiero compartir, está dentro de una secuencia didáctica en la que hemos partido de una situación muy cercana, la compra del material escolar y en concreto de los tickets de compra que las familias nos han traído a clase y que nos ha servido de referente para inventar y escribir problemas matemáticos.



  1. Antes de la primera escritura hemos leído diferentes modelos de problemas y en la clase llegaron a la conclusión de que era como un acertijo en el que había que adivinar algo.
  2. Les di un folio, un lápiz y una goma por parejas. Les pedí que inventaran problemas matemáticos con los datos que habíamos recogido en una tabla de los diferentes tickets que teníamos en clase.
  3. Cuando acabaron, guardé los problemas para poder analizar en casa cuales habían sido las dificultades en la redacción de los mismos.
  4. En casi todos faltaba algo, en unos casos era la pregunta y en otros alguno de los datos.
  5. En otra sesión, puse uno de ellos en la pizarra y entre toda la clase vimos “cómo mejorarlo” hasta que consideramos que se trataba de un problema auténtico.
  6. También hicimos una corrección ortográfica que nos dio para hablar de los signos de interrogación, de los acentos, de la separación de palabras, de las letras que nos plantean duda ortográfica y de las que no.
  7. Al día siguiente, volví a repartir los problemas en parejas. Cada una tenía uno diferente al que había escrito y en las parejas mejoraron el que les había tocado.


En casi todas las parejas la mejora fue suficiente como para que se pudiera considerar un “problema de verdad”, y además de añadir datos que faltaban o la pregunta si no la había puesto la pareja anterior, también mejoraron la parte ortográfica.

  • Los problemas resultantes se los he ido dictando en la libreta de matemáticas, por lo que nos han servido de excusa para hacer un dictado con sentido.
  • En los rincones también hemos aprovechado para sacar nuestro rincón de la tienda, en el que la actividad de cada grupo ha consistido en poner el dinero de cada uno de los totales.

Por último, a partir de ese cuadro inventamos problemas de matemáticas.

La actividad la volvimos a hacer en parejas y aunque los intentos fueron buenos en todos ellos había cosas que mejorar.


  • Otro día yo puse dos de ellos en la pizarra y vimos como mejorarlos, si les faltaba algo, si estaban bien redactados... 
  • Después volví a repartirlos por parejas, pero dándole otro que no fuera el suyo y les pedí que los mejoraran. Casi todos quedaron geniales. 
  • Por último, se los he ido dictando en la libreta y ellos los han tenido que resolver. En algunos casos nos han aparecido restas con llevada y como aún no sabemos, hemos aprovechado para hacer aproximaciones y también hemos acudido a la calculadora.


  • OTROS EJEMPLOS:



    Inventar problemas Es importante que potenciemos que los alumnos y alumnas sean también productores (inventores) de problemas matemáticos. Es un tipo de actividad que favorece la comprensión de los problemas y sirve para analizar el alumnado factores como el tema del problema, el tipo de datos que aparecen, la coherencia del planteamiento, su ajuste con una situación real, tipo de operación que se debe realizar para resolverlo...





    6 comentarios:

    Mireia Torrent dijo...

    Carmen Muchas gracias por esta entrada, porque me viene como anillo al dedo. Estoy en primero y también doy mates en segundo, voy a tener muy en cuenta todos tus consejos.
    Gracias otra vez!
    Besitos

    Miren dijo...

    Me encanta, es una idea genial y muy motivador. Felicidades!!

    Ana Martinez dijo...

    ¡Enhorabuena, una gran entrada! Estoy deseando ponerla en práctica en mi clase. Un saludo.

    Carmen Salas dijo...

    Genial Carmen. Tengo segundo nivel este curso y lo voy a poner en práctica. Un abrazo.

    sonsoles dijo...

    Me encanta la idea. Se lo voy a pasar a la profesora de matemáticas de mi centro que le gusta aplicar todas las buenas ideas que encuentra

    Aprendizaje Activo Ahora dijo...

    ¡Qué buena idea! La considero muy motivadora y la aplicaré con mis alumnos de 3º. Partir de situaciones cotidianas hace más comprensible la resolución del problema al mismo tiempo que ayuda en la composición escrita .
    Gracias