Estamos de reformas para ampliar espacio.

Estamos de reformas para ampliar espacio.
Disculpa las molestias

"Las siete y media" #7MILLYMEDIOPA : El cuento encadenado.


Coordinación.
#7MILLYMEDIOPA



En Palabras Azules siempre hemos encontrado diferentes formas para reunir a un grupo tan disperso y tan diverso, que adopta distintos compromisos, pero que late con un pulso similar.

Por eso, con nuestras "celebraciones y eventos" tenemos como referente, dicho lo dicho, ajustar a nuestro equipo virtual aquello que predicamos para nuestros claustros reales:


  • Gamificar el aprendizaje, socializando las relaciones,  construyendo ambientes de trabajo lúdicos y estimulando la "dopamina".
  • Autoevaluar el propio proyecto, para mejorar y analizar eficacia, eficiencia e impacto.
  • Difundir, ejerciendo de "community manager". Puesto que no contamos con ningún tipo de presupuesto, sustituimos este perfil comunicativo con nuestra propia energía e ilusión, para hacer llegar a más coles las ideas que publicamos.


Todas estas tareas se convierten en propuestas colaborativas, y sobre todo buscamos que tengan cierta dosis de creatividad y de impacto inmediato.

La llegada a nuestro contador de los 7 millones y medio de visitantes, nos trajo a la cabeza la idea de un juego: El Juego de las Siete y Media.

Jugar con palabras, escribir con números, componer textos.... una lluvia de ideas que recomendamos como dinámica de clase para cualquier acontecimiento que pueda surgir dentro del aula.

DESARROLLO:

1 Lanzamos en el grupo de Facebook la intención de hacer un pequeño relato encadenado para celebrarlo 

"Podéis continuar el relato aquí siguiendo el hilo de la primera frase...¿Quién se anima?"



 
Cada uno escribirá 7 palabras y ... MEDIA... que deberá completar el siguiente participante, continuando la historia.

A medida que se van completando las frases, de forma voluntaria y espontánea, una coordinadora mantiene el hilo, y la otra comienza a ilustrar. 


Damos un tiempo aproximado de una hora para concluir la historia.



La frase del inicio ha sido....


Estaba deseando, hacía tiempo, que llegaran las vac.....

CUENTO ENCADENADO

  • Proceso:

Estaba deseando, hacía tiempo, que llegaran las vacaciones.
Nunca pensó que llegar al pueblo resultara in...
incomprensiblemente aburrido. No había na...
nada que le interesara, hasta que en....
encauzó sus pasos a la última casa de todas. Es...

Escondido entre los arbustos vio un diminuto ser de...
de carita redonda y ojitos picarones. Su...
Su cabecita se iluminó como una bombilla azul, metafóri...
metafórica imagen de una radiante esfera a.....
azul que contemplaba cada noche al....
-albores de ideas y miedos de anti…
antiguas escenas que habitaron su infancia- ¡..

¡Claro! Siempre quiso tener un huer...
huerto cerrado, donde pudiera esconder sus se....
secretos y recoger con paciencia los fru....
frutos prohibidos de aquel deseo, que...
que llevaba guardado desde que marchó tan le....
lejos de allí. Hoy parecía ser dis...
distinto a todos los otros días en que...
que quiso volver y no pudo. Abrió con ....
con sumo cuidado aquella puerta,  que resonó como un..
un quejido, un eco lastimoso que apartó de golpe sus..
sus pensamientos. Se esforzó por recobrar su tem...
templanza,  hasta que aquel ser diminuto ¡le acarició una mano!, y...

y le susurró al oído aquellas palabras que d...
devolvieron sentido a los complicados momentos vi..
vividos hacia siete millones de segundos c..
con la misma ilusión que en tiempos ya lejanos. Por suer...
suerte siempre encontró aquella mano en cada mi....
mirada que le pedía a gritos que le...
leyera su mente, y comenzar a crear un...
un universo de palabras regalado para soñar otros nuevos.

FIN

  • Relato final:


Estaba deseando, hacía tiempo, que llegaran las vacaciones.
Nunca pensó que llegar al pueblo resultara incomprensiblemente aburrido. 

No había nada que le interesara, hasta que llegó a la última casa de todas, y  escondido entre los arbustos vio un diminuto ser, de carita redonda y ojitos picarones. Su cabecita se iluminó. como una bombilla azul, metafórica imagen de una radiante esfera azul que contemplaba cada noche -albores de ideas y miedos de antiguas escenas que habitaron su infancia-.

¡Claro! Siempre quiso tener un huerto cerrado, donde pudiera esconder sus secretos y recoger con paciencia los frutos prohibidos de aquel deseo que llevaba tan..guardado desde que marchó tan lejos de allí.. 

Hoy parecía ser distinto a todos los otros días en los que quiso volver y no pudo.  Abrió con sumo cuidado aquella puerta que resonó como un quejido, un eco lastimoso que apartó de golpe sus pensamientos. 

Se esforzó por recobrar su templanza,  hasta que aquel ser diminuto le acarició una mano y le susurró al oído aquellas palabras que devolvieron sentido a los complicados momentos vividos hacia siete millones de segundos,  con la misma ilusión de  tiempos ya lejanos. 

Por suerte,  siempre encontró aquella mano en cada mirada que le pedía a gritos que leyera su mente, y comenzara a crear un universo de palabras regalado...¡ para soñar otros nuevos! 


Autoras:  
Isabel Barcón, Lolín Escrivá, Maite Morales Gasco, Belén Mariño,  Dolors Todolí y Ana Galindo,

  • Vídeo




  • Imágenes realizadas para la difusión en redes sociales:



REFLEXIÓN PERSONAL

Por Ana Galindo

Hablando de colaboración en las redes y proyectos colaborativos, no quiero dejar pasar esta oportunidad, si me permitís la licencia, de plasmar algunas de mis reflexiones (completamente personales) que, después de tantos años, fluyen por mi pensamiento y a veces dispersan mi ánimo.

La colaboración a través de las redes resulta una tarea muy compleja, unas veces amena y otras complicada, que requiere de ciertos impulsos para avanzar y que el proyecto no se quede en una simple caja de adorno. Aunque algunos nacen con intenciones puntuales, otros sobreviven gracias al esfuerzo de unos pocos y la generosidad de otros muchos. Palabras Azules sigue vivo, y en este caso los números cuentan tanto como las palabras, gracias a todo nuestro equipo de profesorado que comparte o ha compartido sin interés, y que llena la red de experiencias reales.

No queremos olvidar que en ocasiones los premios, menciones, listados, jornadas... (muy de moda en los últimos tiempos) son buenos incentivos para construir equipo, pero no constituyen nuestro fin primordial. Tampoco son suficientes, como excusa agradable y tentadora, usarlos para el encuentro físico de personas que trabajamos en un cálido "codo con codo" a diario, camuflando  la frialdad del roce de una tecla, o el tacto impersonal de una pantalla de cristal. 

Un proyecto, desde la coordinación, necesita "alimento", constancia y dedicación  (a veces, sin horario).

Nuestro proyecto tiene una larga trayectoria. Atrapado, como muchos, por las modas innovadoras (afortunadamente), en el fondo tiene poco de casual o de improvisación. Por eso aprovechamos cualquier ocasión para sentir que el equipo sigue vivo...unas veces secundados con gran repercusión mediática, y otras veces, sencillamente con la frescura de unos pocos. 

Da igual. Toda aportación es bienvenida.

Su repercusión se extiende y multiplica, y aunque sabemos que nadie fue profeta en su tierra, que los proyectos sin ánimo de lucro se prestan a ser copiados o "fusilados" sin ningún tipo de remordimiento o consecuencias, y que el tiempo "no visible" que hay detrás no está considerado como fruto de un gran esfuerzo y muchas renuncias (personales, familiares, físicas, emocionales,...),  seguimos creyendo que merece la pena.

Sí. Merece la pena.

Tanto se habla de consejos, de felicidad y bienestar emocional, de deberes, de leyes, ...que notamos que se olvida ofrecer modelos que ayuden al profesorado en los casos que buscan una idea y que se apoyan en ella para generar su propio material en un contexto real, y por docentes que nos cuentan sus propias experiencias trabajadas en sus aulas.

Por eso, con nuestras "celebraciones y eventos" tenemos como referente, vuelvo a insistir, ajustar a nuestro equipo virtual aquello que predicamos para nuestros claustros reales:
  • Gamificar.
  • Autoevaluar.
  • Difundir.
Y lo bueno de todo esto es que creemos que lo estamos consiguiendo.