Estamos de reformas para ampliar espacio.

Estamos de reformas para ampliar espacio.
Disculpa las molestias

Instrucciones para...

Javier Sanz Catalán
@habijer
Secundaria



Texto instructivo Definición de la actividad:

Esta actividad pretende trabajar el texto instructivo desde una visión literaria. No se trata de un simple manual de instrucciones.






DESARROLLO:
  1. En la primera sesión se muestran distintos manuales de instrucciones para conocer su estructura y contenido. Se resuelven las dudas que se presenten. Se les pide que busquen en su casa algún manual de instrucciones de cualquier aparato que hayan adquirido. 
  2.  En la segunda sesión se lee "Instrucciones para subir una escalera" de Julio Cortázar. Se analiza contenido y, sobre todo, el tono cómico que pretende darle su autor. Se resuelven las dudas que se presenten. 
  3.  En la tercera sesión, el alumnado escribe su texto; "Instrucciones para... colgar un cuadro en la pared o cambiar una bombilla del portalámparas".

EJEMPLOS:

  • INSTRUCCIONES PARA COLGAR UN CUADRO 

Como todos sabemos un cuadro lo puede colgar cualquiera que tenga: un martillo, el cuadro y suficientes clavos. Pero en realidad eso no es todo. En este pequeño texto vais a saber cómo se cuelga un cuadro en la pared de forma correcta. 
  1.  Primero, antes de todo, lavarnos las manos, te sentirás más limpio y preparado. 
  2. A continuación, preparar las herramientas necesarias; es mejor preparadas a tu lado que ir cada cinco minutos a por una cosa. 
  3. Después, medir y ver si el cuadro encaja en el trozo de pared donde vamos a colgar el cuadro, es bueno hacer eso porque puede que clavemos el clavo y resulta que no encaja el cuadro. 
  4. Posteriormente, coger el clavo y el martillo y vamos clavando el clavo lentamente. 
  5. Y para finalizar, colocar el cuadro en su sitio. 
 Es importante ser paciente y tranquilo en este trabajo ya que puede que a la primera vez nos salga un poco torcido, pero si lo haces despacio y concentrado no tiene por qué salirte mal. 

Amina Boutahar 1.º C 

INSTRUCCIONES PARA PONER UNA BOMBILLA EN UN PORTALÁMPARAS 

  1. Lo primero que hay que hacer es asegurarse de que la lámpara no tenga bombilla. 
  2. Colocar el portalámparas hacia arriba, porque si está hacia abajo difícilmente, vamos a poder encajar la bombilla. 
  3. Desconectaremos la luz, para evitar que nos electrocutemos. 
  4. Sacamos la bombilla de la caja, porque con la caja no luce, y la colocamos en el portalámparas, giramos la bombilla, no el portalámparas, en el sentido de las agujas del reloj, si lo hacemos en sentido contrario no la enroscaremos nunca. 
  5. Cuando la bombilla esté colocada, si quieres que luzca lo único que tienes que hacer es enchufarla y darle al interruptor. 

Samuel Vallejo 1.º C 

INSTRUCCIONES PARA PONER UNA BOMBILLA EN UN PORTALÁMPARAS 

Como os habréis fijado, en bastantes lugares se puede encontrar un círculo de cristal con luz en su interior. A su lado, también hay una cuerda de goma que llega hasta la pared y una especie de botón que hace que la luz se apague o se encienda. 

  1. Para colocar la bombilla nos aseguraremos de despegar el enchufe que está en el extremo de la cuerda de goma, si no queremos acabar con el pelo similar al de Albert Einstein o Eduard Punset, además de recibir una buena descarga eléctrica. 
  2. Entonces en la mano derecha sujetaremos la bombilla y haremos como Raphael en el anuncio de lotería de navidad. 
  3. Volveremos a conectar el enchufe que recibe el nombre de cable y encenderemos el botón del portalámparas, si no funciona, volveremos a repetir el proceso. 

Mario Liso 1.º A

Otro ejemplo literario del texto instructivo:


Instrucciones para llorar. Julio Cortázar:

Dejando de lado los motivos, atengámonos a la manera correcta de llorar, entendiendo por esto un llanto que no ingrese en el escándalo, ni que insulte a la sonrisa con su paralela y torpe semejanza. El llanto medio u ordinario consiste en una contracción general del rostro y un sonido espasmódico acompañado de lágrimas y mocos, estos últimos al final, pues el llanto se acaba en el momento en que uno se suena enérgicamente. Para llorar, dirija la imaginación hacia usted mismo, y si esto le resulta imposible por haber contraído el hábito de creer en el mundo exterior, piense en un pato cubierto de hormigas o en esos golfos del estrecho de Magallanes en los que no entra nadie, nunca. Llegado el llanto, se tapará con decoro el rostro usando ambas manos con la palma hacia adentro. Los niños llorarán con la manga del saco contra la cara, y de preferencia en un rincón del cuarto. Duración media del llanto, tres minutos.